Triatleta por un día

Lo de hacer un poco de todo y hacerlo todo mal enlaza de lleno con mi naturaleza de incompetente consciente. Correr arrastrando los pies, pedalear a lo dominguero y remar dando palazos al agua son hábitos profundamente antiestéticos, me doy cuenta de ello, pero no lo puedo evitar.

El maratón de Melbourne dibuja una amplia herradura a la altura de Albert Park y eso permite a los que van cruzarse con los que vienen. Fue allí donde por vez primera, en octubre de 2017, tomé conciencia de lo mal que corro. Ellos volvían y yo todavía iba, es decir, en diez kilómetros de recorrido se las habían apañado para meterme cinco de ventaja: eran tres etíopes patilargos cuyas zancadas apenas tocaban el suelo, como si la gravedad terrestre no fuera con ellos. Mucho antes de viajar a Australia, en competiciones populares en España de ciclismo y piragüismo, ya había tenido oportunidad de comprobar lo mal que monto en bici y en piragua. Eso es un pleno, tres de tres.

Dicho lo cual también os cuento que hacer las cosas mal por sistema llega a tener su punto divertido y que ayer me dio por reunir las tres disciplinas del tirón, a lo triatleta. Todo un tributo a la incompetencia consciente que algún psicólogo podría confundir con terapia de choque.

Jornada de moreno a trozos que quedará en los anales del atletismo de andar por casa.

Esta entrada fue publicada en Corre, Forrest, Costa Parda, Pienso, luego.... Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.