Si no puedes con tu enemigo…

… únete a él. Es un refrán sin sentido como tantos otros. Al enemigo se le vence, no se le arrima; aunque yo haya terminado haciendo esto último. De poker estoy hablando.

Las tres gráficas siguientes resumen mi trayectoria desde que el blog echó a andar y demuestran que soy un incoherente, que pienso una cosa y hago otra, que me he acabado uniendo a mis enemigos. En lugar de batir a mis rivales, los raker-regs, me he convertido en uno de ellos.

La primera es maltesa, de los tiempos en los que todavía sabía jugar a esto. Al menos así fue hasta alcanzar el medio millón de manos. Después de eso, y sin saber todavía por qué, entré en barrena y he sido incapaz hasta la fecha de enderezar el morro. La gráfica central dibuja mi paso por Porto: una dosis descomunal de suerte en forma de gaviotazo me salvó del batacazo. Y la fibrilación chunga de la tercera imagen da idea de lo malo que sigo siendo en lo que va de 2014 en tierras inglesas.

En realidad sí sé por qué he dejado de ser ganador, simplemente me he quedado atrás, y todos conocemos lo que eso significa en poker… ¡Quieto todo el mundo que aquí llega la autocita! Y en esta ocasión incluye además, totalmente gratis, la única foto de Gobo de cuerpo entero:

El poker y los mediocres

Creo que si en nuestro mundillo subsistimos jugadores mediocres es porque el poker es una de las pocas actividades -la única que yo conozca, en realidad- que congrega a profesionales y aficionados a granel. Esta particularidad aleja al poker del resto de los gremios que en el mundo son, donde la división entre profesionales y aficionados es meridiana. Creo también que a medida que el poker continúe profesionalizándose las cosas cambiarán a peor para los mediocres. Las dos cosas creo.

Cualquier suicida sabe que es infinitamente más eficaz saltar una vez desde un décimo piso que tirarse diez veces por la ventana del primero. Yo tengo la impresión de haber optado por la segunda vía, así que la busteada no será inmediata pero acabará llegando más tarde o más temprano si no consigo cambiar el chip.

Coyote & SonicSoy consciente de que es más fácil de decir que de hacer y también sé que necesitaré ayuda. Por eso no he dejado de pensar en todo este tiempo en la opción del coach y será lo que acabe haciendo. Ahora estoy en fase de financiación y también tratando de asimilar los conceptos necesarios para sacar el mayor provecho a las clases. No es cuestión de unirte a tu enemigo, se trata de pedir ayuda a alguien mejor que tú para derrotarlo; el coyote es un bichejo listo después de todo.

Esta entrada fue publicada en Algo de poker, Pienso, luego..., Resultados. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Si no puedes con tu enemigo…

  1. ermakeah dijo:

    No me puedo sentir más identificado, aunque llevo menos tiempo intentando malvivir de esto. Ánimo y a renovarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .