Cincuenta

Antes de que algún graciosillo se adelante os voy a poner yo en situación: la camiseta de la foto no me la regalaron por cumplir años sino por cumplir parkruns, cincuenta concretamente. Cuatro veranos hace que corrí el primero y por aquí sigo, sin perder las ganas. Ir a Ferry Meadows a trotar cada sábado por la mañana ha pasado a formar parte de mi rutina en Peterborough. Se ha convertido en irrenunciable, algo así como la misa de los domingos para las abuelas de los pueblos.

Completar el primero me costó más de veinticinco minutos y ahora soy capaz de recorrer esos mismos cinco kilómetros en algo menos de veintiuno. No es que sea ninguna maravilla pero digamos que está menos mal. Complicado va a ser bajar alguna vez de la barrera de los veinte minutos, objetivo que me marqué por lo bajini cuando empecé en esto. Pero sinceramente no es algo que me quite el sueño porque como alguna vez os he confesado si yo corro no es por batir marcas, lo hago porque la cerveza sabe mucho mejor después de haber sudado la camiseta. Eso me lo enseñó Lope de Vega, un hombre muy aficionado a pecar para arrepentirse más tarde. Aunque yo prefiero hacerlo al revés, me arrepiento primero y peco después.

Esta entrada fue publicada en Corre Forrest, England y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .