Harry Potter

No sé si os había contado alguna vez que soy muy fan de Harry Potter, y que esa es una de las razones por las que Londres, con su rancia magia victoriana, no se termina nunca para mí. De lo que sí estoy seguro es de haber confesado en más de una ocasión que soy bastante duro de oído para los idiomas.

La última entrega de la saga, Harry Potter and the Cursed Child, viene en formato teatral, y ahí no hay quien meta subtítulos. Así que no tuve más remedio que pillarme el libro y enfrentarme a él. En cualquier caso el inglés sobre el papel es infinitamente más amigable que el disparado a bocajarro sobre tus orejas por los nativos del lugar -por aquí tienen la costumbre de hablar extremadamente rápido dejándose además unas cuantas sílabas por el camino-.

Dicho y hecho, con la lección aprendida tomé un tren ayer de Peterborough a Londres, de los baratos, ya sabéis, de esos que te permiten ahorrar y conocer al mismo tiempo la campiña inglesa parando en todas y cada una de las estaciones posibles. Y en algunas de las imposibles también. Sin embargo una vez en el destino no hubo opción de racanear, y lo cierto es que por mis experiencias anteriores tampoco contaba con ello. La capital del Reino Unido no es barata y las entradas de teatro no son ninguna excepción: su precio se ajusta al poder adquisitivo del selecto vecindario. El regateo aquí no está bien visto y finalmente ciento quince libras por barba fueron las que tuvieron la culpa.

Pasado el ineludible trámite de la taquilla las puertas se abrieron y todos los decorados vinieron corriendo hacia mí para refrescarme la memoria. Inmediatamente caí en la cuenta de que estaba entrando en el Palace Theater con muchos de los diálogos aprendidos de pe a pa. Así de aplicado había sido en el estudio. ¿Qué debía hacer? Dejar salir mi lado más Gryffindor y ejercer de apuntador improvisado para los actores olvidadizos; o el más cabrón, a mi vena Slytherin me refiero, y reventar a spoilers la función a todos los espectadores de alrededor.

Esta entrada fue publicada en England y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.