Non plus ultra

En una Tierra plana cubierta de océanos en más de sus dos terceras partes es muy conveniente que exista una barrera para evitar que toda esa agua se desparrame y caiga al… ¿vacío? También interesa que ese muro esté en un lugar remoto, lejos de los mirones, y envuelto en un frío helador y perpetuo que disuada a cualquier Truman aventurero de intentar cruzarlo. Para los fieles al terraplanismo, la Antártida no es el continente más austral del planeta si no ese cinturón de hielo que nos contiene a todos.

Al grito de «Orcas a babor» intentaron distraernos cuando pasamos a su lado, pero a mí no me la dieron, porque a bordo del Ushuaia se había infiltrado un geógrafo en la reserva que era a la vez miembro activo de la sociedad terraplanista santiaguina: yo mismo. Lo interesante estaba a estribor y es lo que se ve en la foto que tomé de extranjis; no podría asegurarlo al cien por cien, pero juraría que ese es el famoso muro de hielo.

Si de esta no terminan de expulsarme del Colegio de Geógrafos de Castilla y León va a ser un milagro.

Esta entrada fue publicada en Matt "El viajero" y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.