Chocorreznos

A los de la generación anterior a la mía les tocó lidiar con drogas duras, e imagino que movidos por aquello de lo que no mata engorda se lanzaron con ganas a la piscina. Sin embargo no tardó en comprobarse que la heroína y similares no engordaban, mataban, y además lo hacían bastante deprisa.

Con esa lección aprendida nos tocó el turno a los jóvenes de mi quinta. El caballo ya estaba prácticamente descatalogado, pero las drogas blandas gozaban entonces de todas las bendiciones administrativas y era poco menos que obligatorio fumar y beber desde bien chaval. Tener un hijo yonqui no estaba bien visto, pero ¿borracho y fumador?, ningún problema, eran cosas de la edad. Los autobuses y los aviones iban y venían llenos de humo, también las oficinas y por supuesto los bares estaban inmersos en niebla alquitranada a todas horas. En aquellos años el alcohol se anunciaba ininterrumpidamente en horario infantil con el visto bueno de las autoridades sanitarias. Todos tan felices. Así es como yo fui pasando del Martini al Larios y después al Justerini & Brooks -JB para los amigos-; y del Fortuna al Lucky Strike para acabar en Marlboro. No se me ocurre nada inteligente que decir en mi defensa salvo que fumar y beber salía entonces muy barato y además pensábamos que molaba. Ya digo, nada inteligente.

Corriendo los años dejó de aplaudirse el alcoholismo juvenil y casi a la vez los paquetes de tabaco comenzaron a poblarse de fotos asquerosas. Justo por aquella época nos enteramos de que el cowboy de Marlboro, mi ídolo de juventud, había muerto de cáncer de pulmón. Definitivamente los tiempos habían cambiado.

En fin, supongo que por bueno que sea uno esquivando balas al final hay una que termina dándote. Debe ser la ley de vida que siempre mientan los viejos de mi pueblo. Ante eso solo nos queda saber elegir bien la pena capital, y yo esta semana he descubierto los chocorreznos sorianos. Matan y engordan. ¿A alguien se le ocurre una forma mejor de irse para el otro barrio?

Esta entrada fue publicada en Pienso, luego... y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.