Arandanofilia

He contraído filias y fobias en cada país vivido. Sobre comida estoy hablando. De México salí superfán de los chilaquiles y en cambio le juré odio eterno al cilantro, un odio que no hizo más que multiplicarse en todos los años pasados en Chile. Puse de mi parte, de verdad que sí, pero según parece a los españoles el perejil nos atrapa desde pequeños y ya no nos deja escapar, ni tan siquiera para tontear con hierbas similares.

De mi época australiana os podría hablar del terrorífico Vegemite, una sustancia de textura parecida a la margarina, de color oscuro y salada a más no poder que la gente por allá unta en el pan para desayunar. Lo dicho: terrorífico. Estoy convencido de que la carne de canguro sí me hubiera gustado, sin embargo nunca me atreví a probarla porque siempre los consideré amigos además de vecinos. Con qué cara hubiera ido yo después a saludarlos cada mañana.

En cuanto a Inglaterra, pues bueno, aunque no es precisamente una potencia gastronómica, sus desayunos porcinos ricos en colesterol son capaces de levantar a los muertos. Justo es decirlo. Sucede que también pueden tumbar a los vivos y por eso siempre intenté alternarlos con vitamina C, una vitamina que en esas islas no crece en los árboles sino a ras de suelo. Cosas del clima supongo. Fue así como cambié las naranjas, limones y pomelos patrios por las fresas, frambuesas y grosellas británicas. Y sobre todo por los arándanos, mis favoritos dentro de las humildes frutas del bosque. Los voy buscando desde entonces por todos los rincones del mundo, igual que los osos.

A catorce euros he pagado el último kilo en la frutería de mi barrio. Me van a buscar la ruina.

Esta entrada fue publicada en Matt "El viajero". Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.