Forocochero

En el oscuro medievo el saber se refugió ne abadías y sitios así. Aquellos fueron siglos de brutos, muy malos tiempos para las primeras letras que por entonces intentaban abrirse camino.

Hoy en cambio el exceso de información lo inunda todo, la sopa de letras ha adquirido proporciones bíblicas y se ha convertido en un auténtico diluvio que nos confunde a todos. La ignorancia no llega ahora por defecto sino por exceso. Pero no todo está perdido, en medio de ese maremágnum de ruido escrito sobresale un faro que da luz, un oasis de conocimiento puro que hace las veces de monasterio benedictino de los de antaño: se llama ForoCoches.

Ya sé lo que me vais a decir, que ese es un foro poblado por trolls cuyas faltas de ortografía hacen llorar al niño Jesús. No os quedéis ahí os digo yo, esa es solo su apariencia, una conveniente cortina de humo para que los sabios que habitan su interior puedan trabajar sin ser molestados. Probablemente me esté extralimitando al escribir lo que voy a escribir pero lo voy a escribir igual: si alguno tiene hijos en edad escolar ya está tardando en sacarlos del sistema oficial, porque la verdad no está en los libros de texto sino en ForoCoches. Y además es gratis.

En su telaraña de hilos este que os escribe se ha formado y ya me veis, todo un hombre de provecho. En ellos aprendí, por ejemplo, quién fue Blas de Lezo y Olavarrieta, almirante español, guipuzcoano para más señas y probablemente el mejor hombre en toda la historia de la Armada. Mientras vivió tuvo por costumbre hundir barcos ingleses, y por eso desde ForoCoches se propuso su nombre para bautizar al nuevo buque de investigación polar británico en una campaña de hace algunos años. Los de la Gran Bretaña, al ver que su flamante barquito corría serio peligro de terminar llamándose HRS Blas de Lezo, se hicieron cacota y retiraron la candidatura forocochera antes de que fuera demasiado tarde. Una auténtica lástima porque el nombre le hubiera sentado como un guante a una nave volcada en el estudio de las profundidades oceánicas.

Así que ya lo sabéis, amiguitos, aunque toda la gente reconoce en el entrañable Jacques Cousteau al primer divulgador del mundo submarino, en realidad mucho antes que él Blas de Lezo y Olavarrieta ya les había enseñado a los ingleses lo que había en el fondo del mar. Lo aprendí en ForoCoches.

Esta entrada fue publicada en Pienso, luego... y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Forocochero

  1. josigrock dijo:

    Me ha quedado una entrada bastante patriotera, ahora que la leo… No era esa mi intención, pero a cada cual lo suyo, y claramente a Blas de Lezo lo que le faltaba de extremidades le sobraba de huevos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.