Más clásicos

A estas alturas de la historia se sujeta como puede, cosido por andamios y grúas, pero ya quisieran muchas de las edificaciones actuales llegar a sus casi dos mil quinientos años de edad todavía en pie. Se construyó a conciencia y, por aquello de que el que tuvo retuvo, ni siquiera el paso del tiempo ha podido con él.

Los griegos lo parieron allá por el siglo V antes de Cristo, y fueron ellos también los encargados de cuidarlo en sus primeros años de vida. Lamentablemente otras civilizaciones bastante menos civilizadas llegarían después, entre ellas moros y cristianos, y todo cambió a peor. Al abandono inicial le siguió el obligado adiós a la diosa Atenea, y todo para convertirse en iglesia primero y en mezquita después. Corriendo el tiempo hasta de polvorín tuvo que hacer. Ya a principios del siglo XIX los ingleses, muy en su línea, se dejaron caer por allí para rapiñar los restos.

En su época de esplendor el Partenón maravilló a todo el que pasó por allí, y especialmente a los romanos, que nunca ocultaron su admiración por todo lo griego. En la semana que estuve allá eso aprendí: los griegos siempre fueron mucho más clásicos que los romanos.

Esta entrada fue publicada en Imserso, Matt "El viajero" y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.