Matarraña

Si Teruel capital no existe, ya os podéis imaginar que lo de puertas para afuera mucho menos. A estas alturas de la civilización, cuando lo urbano es la norma, los rurales somos poco menos que especímenes en peligro de extinción. Y en ninguna parte eso es tan cierto como en la provincia de Teruel.

No me voy a poner a discutir ahora sobre planificación territorial -en este blog no se habla ni de política ni de poker, ya lo sabéis-, solo quería dejar escrito aquí que es una de las provincias borradas del mapa más bonitas de España, al menos de la España por mí recorrida. La he empezado a descubrir hace cuatro días como quien dice, y en este último viaje le tocó el turno a la comarca de Matarraña: casonas centenarias y olivos centenarios por los cuatro costados, una preciosidad.

El Mediterráneo actúa como un imán en otoño para la gente de edad como yo, y desde esa parte de Teruel, ya muy cerca de Castellón, el mar casi se puede oler. Está lo suficientemente cerca de Peñíscola como para hacer obligatoria la visita a su castillo. Y más cerca aún de Benicarló, que para mí siempre será un pedacito de Malta en la península ibérica. No pude resistir la tentación de volver.

Esta entrada fue publicada en Imserso, Matt "El viajero" y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Matarraña

  1. Raúl dijo:

    Que bien que vinieras a vernos por Benicarló. Además solo con el arroz que te metiste para dentro creo que ya te valió la pena acercarte 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.