Illy

Le soy fiel a Illy desde mis tiempos como oficinista vallisoletano. El hallazgo tuvo lugar en la cafetería Oxford, y digo hallazgo porque no era esa una marca ni mucho menos común por estas tierras en el siglo pasado. El Oxford funcionaba entonces como punto de reunión habitual para muchos de los encorbatados que trabajaban en la zona centro por aquella época y, afortunadamente, a nosotros también nos dejaban entrar aunque jamás lleváramos corbata -en el mundillo de las oficinas siempre ha habido clases, y nunca fue lo mismo ser un empleado de banca que un currante de consultora de segunda división-.

Pero dejando a un lado indumentarias, lo cierto es que el café italiano que servían en aquel local de la calle Claudio Moyano nos congregaba a todos, a los formales y a los informales. Cada día a media mañana, de lunes a viernes, ahí nos veíamos las caras. No he vuelto a ir por allá desde entonces aunque, conociendo al dueño, uno de los pioneros en introducir la marca Illy en Pucela, estoy seguro de que seguirá manteniendo el listón bien alto.

Definitivamente, los italianos además de ser guapos tienen muy buen café. Me da rabia reconocerlo pero las cosas son como son.

Esta entrada fue publicada en Costa Parda y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.