Medievales

Para tomar esta fotografía no necesité viajar al siglo XIX en una máquina del tiempo. La foto es de esta misma mañana, y la calle que ahí aparece -lo poco de ella que deja ver el montón de mierda- es la calle Pasión, casi en la embocadura con la plaza Mayor, o sea, en pleno centro de Valladolid. Así es como entendemos por aquí lo de la descarbonización del transporte urbano: patinetes eléctricos y caballos trotones.

A lo Hansel y Gretel, yo también podría haber vuelto sobre mis pasos siguiendo el rosario de bostas. Definitivamente un sistema de balizamiento mucho más eficaz que el de las migas de pan porque a estas no hay pájaro que se las coma. Y además pueden seguirse sin necesidad de abrir los ojos: el olfato te va llevando. Todo son ventajas. Aunque dudo que los comerciantes de la zona agraciada sean de la misma opinión.

No tengo nada en contra de la Policía Nacional, ni ellos se han metido nunca conmigo ni yo con ellos, pero me atrevería a sugerirles que caminaran por las calles peatonales como hacemos los demás peatones -de ahí su nombre-. Es la manera más apropiada de circular por este tipo de vías según se recoge en los manuales de movilidad urbana. Y para aquellas ocasiones en las que la tentación de dar un paseo a caballo resultase irresistible, pues no estaría de más salir provisto de un recogedor y un cubo.

Esta entrada fue publicada en Costa Parda. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.