Debilidades puretas

Se estila mucho lo de empeñar en Las Vegas, hasta me dijeron que había programas en la tele dedicados al asunto. Es una de las cosas que uno aprende cuando se acerca por allá. Reconozco que no esperaba encontrar negocios así entre tanto lujo pero, bien mirado, tiene todo el sentido del mundo porque esa es una ciudad de excesos donde no es raro que a los fulanos se les vaya la mano gastando. De ahí lo de los empeños.

El repertorio es interminable y aparte de lo obvio -joyas, objetos de oro y plata y similares-, está todo lo demás. En particular me llamó la atención el precio que llegaban a alcanzar los juguetes antiguos. Y por antiguos no me refiero a los de época romana: treinta años bastan para observar una revalorización significativa. Eso me contaron. ¿La razón? Los niños que en su día jugaron con ellos hoy son puretas nostálgicos y con dinero a los que no les importa pagar pasta gansa por darse el capricho.

Hasta entonces nunca había pensado en ello, y sin embargo últimamente no hago más que observar esa sutil manipulación por todas partes. El otro día, sin ir más lejos, los de Nestlé se las apañaron para colocarme dos tabletas de chocolate en la cesta de la compra. El crío que todavía llevo dentro las debió coger de la estantería del supermercado sin que yo me diera cuenta, y solamente al llegar a casa vi que se habían venido conmigo mis dos personajes favoritos de Barrio Sésamo.

Esta entrada fue publicada en Matt "El viajero", Pienso, luego... y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .