Bellotas radiactivas

Tenemos el agua al cuello con tanto puto pantano, las bellotas radiactivas, nos quedamos sin marranos.

Seguro que a alguno le sonará la copla; una copla roquera y verdadera. Roberto Iniesta sabía muy bien lo que se decía. Y desde que la escribió nada ha cambiado, a mejor me refiero, ni en Extremadura ni en el resto de la desangelada frontera.

Me sabía mal dejar escrito por aquí que los rayanos son duros de carácter y pasar sin más a otro tema. Cuando lo cierto es que les sobran los motivos para no fiarse de nadie, sobre todo desde el día en el que alguien decidió que esto iba a ser el patio trasero de España. O sea, un erial donde estaba permitido extraer minerales radiactivos, anegar valles sin pedir opinión y coser dehesas con inacabables tendidos de alta tensión. Y todo eso para que los señoritos de capital, en Madrid o País Vasco, por ejemplo, pudieran tener luz con un clic de interruptor ahorrándose las molestias asociadas a la prestación del servicio; porque molestias son, en mi opinión, ver inundado para siempre el pueblo donde naciste o morir de cáncer antes de lo debido.

«La tierra es de quien la trabaja» parece ser que dijo Emiliano Zapata. Parafraseando al revolucionario mexicano yo digo que la electricidad sea de quien la produce. Como veo que a los políticos se les llena la boca con eso de la España vaciada pero ideas aportan pocas, ahí les he dejado una.

Esta entrada fue publicada en Matt "El viajero" y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .