Hombre, mujer, otro

Algunos de los sketches de Martes y 13 han envejecido fatal: destilan un tufillo rancio, a veces homófobo y otras machista, que a día de hoy resulta indigerible -probablemente a día de ayer también, solo que no nos dimos cuenta-. Las películas de Paco Martínez Soria se encuentran en un nivel superior incluso, y en estos tiempos solamente son aptas para los más retrógrados. He querido recordar a esos ilustres predecesores antes de escribir lo que voy a escribir porque publicar esta entrada y pasar a formar parte del olimpo de los casposos va a ser todo uno.

Allá voy. No pretendo que suene a excusa pero mi descoloque se debe seguro al tiempo vivido fuera de España, un lugar en el que antaño, cuando renovabas el DNI por ejemplo, las opciones relativas al sexo eran solamente dos: hombre o mujer. Nada extraño por otra parte, ya que esa es una disyuntiva común dentro del reino animal. O al menos eso decían los libros de biología hasta no hace tanto.

Ahora esto ya no es así en mi país. Seguramente lleva mucho tiempo no siendo así, pero yo me di cuenta la semana pasada -como digo hasta hace pocos meses estaba haciendo las Américas y allí todo seguía en orden-.

La Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED para los amigos, ha sido la encargada de abrirme los ojos. Antes de admitirme como prometedor guionista cinematográfico no le bastó averiguar si yo era hombre o mujer. Quiso saber, específicamente, si yo era hombre o mujer u otro. Visto lo visto esto debe de ser solo el principio. En un futuro cercano las opciones serán muchas más, no se me ocurre cuáles, la verdad, pero ya iremos viendo.

Aunque haya quedado como un Paco Martínez Soria del siglo XXI solamente quería dejar constancia de mi extrañeza. Que nadie lo dé más vueltas.

Esta entrada fue publicada en Pienso, luego.... Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hombre, mujer, otro

  1. josigrock dijo:

    Hoy estamos a 2 de febrero de 2021 y por aquí dejo este titular de El País: «Igualdad prevé el libre cambio de sexo sin informe médico a partir de los 16 años». Y transcribo también uno de los párrafos que aparecen en el cuerpo de la noticia: «El borrador de la ley trans, que ha abierto una polémica en el feminismo, permite a las personas que no se sienten ni hombre ni mujer que no especifiquen el sexo en el DNI».
    Premonitorio el post bloguero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .