Aquí empezó todo

Ahí empezó todo, justo en la esquina de esa mesa. De poker estoy hablando. No recuerdo la fecha exacta pero ese fue el lugar, el de la foto, de eso no tengo dudas: un tablero con patas comprado en el IKEA de Oviedo a precio de risa y que coloqué en la habitación libre de mi piso en Pucela. No hay un pistoletazo de salida oficial para el más extraño de todos los oficios que he tenido porque soy incapaz, como decía, de ponerle día y hora a la primera mano jugada. Sí os puedo contar que la indeterminada efeméride es de finales del verano de 2009, es decir, de hace once años, y que yo la celebro siempre, porque sí, tal día como hoy.

En realidad aquello fue solamente una toma de contacto y no el comienzo de un trabajo propiamente dicho, pero ya me entendéis, resultó ser la semilla necesaria para todo lo que vendría después. El que jugaba entonces todavía no tenía mucho que ver conmigo, era alguien con nombre y apellidos normales, enganchado a un curro de oficina normal, con una hipoteca normal…, en fin, un tipo viviendo una vida de curri y no de fraggle. El espíritu de Gobo aún no me había poseído.

De aquellas mesas de la década pasada pobladas de gringos cargados de dólares y ganas de gastarlos ya nada queda. Estábamos entonces en el paraíso y, como pasa siempre, no nos dimos cuenta hasta que fuimos expulsados de él. Los aficionados fueron dejando paso a los profesionales y el maná dejó de caer del cielo. El mar se llenó de tiburones. A partir de ahí hubo que ganarse la vida con el sudor de la frente. Algo así les pasó también a Adán y Eva según cuenta la Biblia.

Fuera ya del edén la primera parada fue Malta, que aunque está aquí al lado a mí entonces me pareció el fin del mundo. De aquella época son las legendarias zapas Converse con las que empezó a caminar este blog, justo esas que se ven en la pantalla del ordenata. Ahora pienso en ellas y me come la nostalgia. Y les hablo de sus antecesoras a mis Converse azules de punto, las que me tricotó Noelia para los días caseros.

Esta entrada fue publicada en Algo de poker, Costa Parda. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aquí empezó todo

  1. RAÚL dijo:

    Ese suelo de fondo que se puede ver en la foto también hace sentir nostalgia. Un abrazo fuerte 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.