Messi te lo vende

La primera vez que estuve en Buenos Aires os di unos cuantos nombres propios, los de los protagonistas de los murales que alegran el barrio de La Boca. Entre otros, la voz del tango, Carlos Gardel, y la voz del peronismo, Evita Duarte, que según cuentan llegó a ser más peronista que el propio Perón. También estaban por allí, inmortalizados en 2D, líderes religiosos argentinos con proyección internacional, personajes de la talla de Jorge Mario Bergoglio o Diego Armando Maradona. Iglesia católica e Iglesia maradoniana en manos de un solo país. Casi nada. Para que luego digan que Argentina solamente exporta productos agropecuarios.

Y aunque a alguno pudiera extrañarle os aseguro que Messi no apareció por ninguna parte, busqué y rebusqué pero no lo pude encontrar entre los grandes. Quizá sea demasiado joven aún o quizá sus compatriotas simplemente lo consideren indigno de pisar el olimpo nacional. No lo sé. Ha sido ahora, en este segundo viaje, cuando me he hartado de verlo, aunque no en los altares, sino en supermercados, tiendas de ropa deportiva y joyería y un largo etcétera. Imagino que a él no le importará mucho perder un puesto en el podio a la derecha de Maradona a cambio de un lugar relevante en las bolsas de patatas fritas. Lo digo porque los dólares abrigan infinitamente más que cualquier reconocimiento social.

Esta entrada fue publicada en Matt "El viajero", Porteño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.