La mula conoce el camino

«He llegado muy lejos en el dolor», dijo en una ocasión Miguel Induráin. La frase tiene su miga, sobre todo viniendo de un tipo tan parco en palabras. Cualquiera que las haya pasado canutas sobre la bici alguna vez, aunque solamente haya sido en calidad de simple aficionado, se hará una idea bastante cabal de lo que eso significa. Quizá no en la misma brutal medida, pero definitivamente en el poker esa capacidad agonística inherente al ciclismo es también muy necesaria. Y es posible que el tipo que me leyó la mano en Malta hace ya muchos años errara el pronóstico precisamente por obviar mi pasado globero.

No estoy muy seguro de que él quiera aparecer en este blog, por eso he preferido olvidarme de su nombre, pero baste decir que en aquel momento estaba entre los mejores jugadores españoles. Me parece relevante apuntar eso para hacer notar que su opinión era tan autorizada como la que más. En realidad no me leyó la mano, eso no hubiera sido muy científico, simplemente se limitó a repasar gráficas y estadísticas sobre mi juego y, después de un buen rato, se me quedó mirando como debe de mirar el médico a un paciente al que le quedan dos cortes de pelo.

Desde que dejé mi isla mediterránea favorita me he cortado el pelo muchas veces, y eso tengo que agradecérselo a mi ancho de espaldas -sigo siendo un tirillas pero quiero decir que encajando golpes no me considero de los malos-. Un saco de boxeo y yo tenemos mucho en común. Aunque no soy tan ingenuo como para soñar con la victoria final, con la salida triunfante de la guerra, sin embargo sí creo que en mi mano está el ir posponiendo la derrota, esquivando balas batalla tras batalla. Probablemente otro ya hubiese tirado la toalla, pero yo aquí sigo, supliendo mi falta de inteligencia y de disciplina con altas dosis de aguante. Y con la terquedad de una mula.

Hace ya mucho que dejé de publicar gráficas de resultados en este blog porque me pareció que no tenía sentido llenar esto con líneas que no iban a ninguna parte. Si ahora he decidido hacer una excepción es para recordar a la afición que no estoy muerto, que sigo de parranda. Y para recordame a mí mismo dos cosas: que soy tan malo como siempre y que continúo reemplazando la calidad por la cantidad; expresado en cifras eso último significaría que en series de doce meses mi win rate nunca ha despegado de 1bb/100 y que ni un solo año he bajado de las setecientas mil manos jugadas. 2018 no ha sido la excepción en ninguno de los dos sentidos.

Nuevamente me veo en la obligación de abrir un paréntesis para hacer algunas aclaraciones al cada vez mayor grupo de los no iniciados en el apasionante mundo del poker fieles a este blog. Pues veréis, los jugadores de cash nos manejamos en ciegas ganadas por cada cien manos para calarnos unos a otros, para saber lo buenos o lo malos que somos y así poder compararnos. Yo ya os he confesado que estoy en 1bb/100, y eso directamente me coloca en el pelotón de los torpes, sin paliativos -para que os hagáis una idea los que saben jugar a esto alcanzan las 8bb/100 o 10bb/100 sin despeinarse-. Sucede además que en el poker no todo es habilidad, el azar juega también su papel, y puede ocurrir que a ese crack que gana a razón de 8bb/100 le vengan mal dadas y un determinado año termine en 6bb/100. Bueno, pues no pasaría nada grave, quizá el tipo en lugar de frecuentar restaurantes de tres estrellas Michelin tenga que rebajarse a los de dos estrellas, pero convendréis conmigo en que eso no es el fin del mundo. Sin embargo esa misma mala racha a mí me haría pasar de 1bb/100 a -1bb/100, y ahí está la diferencia entre comer y no comer. Seguramente ahora comprenderéis por qué es infinitamente más emocionante seguir el blog de alguien que malvive del poker.

Esta entrada fue publicada en Algo de poker, Resultados. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La mula conoce el camino

  1. Papá Noés dijo:

    Jajaja emocionante es la palabra que menos buscaba, te sigo desde entonces, como te dije me gusta tu blog y muchas gracias por echarnos de vez en cuando algo a las fieras, soñadoras y apisoñadoras, avidas de stats y otros despojos. Que stack? Y cuantas mesas? …si no es mucho preguntar, coletilla que còmo ya puedes intuir, añado con sinceridad, y eso incluirà cuando la llegue a omitir si pasa. Un saludo, trotamundos

  2. Peter dijo:

    Que sala si puede saberse? 1bb/100 con alto rakeback y volumen…ni tan mal !

    Saludos!

  3. Raúl dijo:

    Josig amigo, si juegas al poker igual de bien que escribes de forma tan divertida tienes que estar forrado. Tantas y tantas entradas en el blog y sigues teniéndome enganchado a leerte. Un abrazo fuerte.

    • josigrock dijo:

      ¡Raúl! Si tuviera que repartir medallas entre los lectores más veteranos tú ocuparías el podio por derecho propio. Hace cuatro días estábamos en casa del señor Cutajar -eso es lo que me parece a mí- y ya nos han caído encima siete años. No ha cambiado nada desde entonces, sigo malviviendo del poker porque lo de la literatura de barrio se paga aún peor; ahí no me alcanzaría ni para malvivir. Pero me alegro de que el personal se pueda echar unas risas de vez en cuando. ¡Abrazaco!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.