El feriante

De entre todas las vidas posibles Joaquín Sabina se sentía especialmente atraído por la del pirata cojo, con pata de palo, con parche en el ojo y cara de malo. No es exactamente igual, pero pienso que como gambler itinerante que soy podrían llegar a convalidarme mi profesión con la de pirata; por lo que tengo de viajero y ladrón -todos los jugadores lo somos- no debo de estar muy lejos de los corsarios de antaño. El resto de los oficios que recorre la canción me interesan más bien poco: no me veo de legionario en Melilla, ni de banderillero en Cadiz, ni mucho menos de gitanito en Jerez; tampoco de tahúr en Montecarlo, es un sitio demasiado elegante para mí. De la lista solo salvaría al tabernero de Dublín y quizá también al fotógrafo de Playboy. Nada se dice de los feriantes, ni en esa canción ni en ninguna otra parte. A pesar de estar en todas las partes parecen ser invisibles.

Morpheus fue vendido por el miserable de Cypher al agente Smith. Dos de los villanos más grandes que ha dado el cine en toda su historia aparecen juntos solo unos instantes, en la escena del restaurante, negociando los pormenores de la operación. A cambio de la cabeza de su jefe, Cypher el judas le pidió al hombre de negro ser enchufado de nuevo en Matrix como alguien rico e importante, como un actor famoso creo recordar que dijo.

FerianteDespués de tanto tiempo fuera de Matrix yo ya no estoy seguro de si podría volver algún día, pero por si acaso, por si alguna vez apareciera una puerta abierta, de cuando en cuando me alejo del poker para ponerme en el pellejo de los hombres que me gustaría ser si regresara. Nunca me han seducido el dinero y la fama, no van por ahí los tiros, estoy probando cosas muy distintas en realidad: este fin de semana he sido feriante. Tiene que molar mucho recorrer el mundo de pueblo en pueblo actuando para la concurrencia, divirtiendo al personal con tu música, vendiendo artesanía, comida tradicional, cerveza o turismo ornitológico.

Alguna vez ya he llorado en este blog por lo solitario del trabajo de quien pasa sus días pegado al ordenata sin más compañero de oficina que el ratón. La vida del feriante es todo lo contrario, siempre rodeado de gente. Ha sido una dosis pequeña pero suficiente para confirmar lo que intuía: no me importaría vivir esa vida.

Esta entrada fue publicada en England, Pajarero y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El feriante

  1. News Team dijo:

    Te hemos añadido a nuestra lista de enlaces favoritos. Siéntete libre de hacer lo mismo si te gusta nuestra publicación. un saludo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.