El pajarero

El birdwatching -ya siento que no haya una palabra en castellano para poder decir esto- es otra de mis muchas vocaciones tardías. La afición ha ido y venido a lo largo de los últimos diez o doce años, y en estas semanas, coincidiendo con el adiós a mis días de runner, reapareció otra vez sin avisar.

Los pajaricos tienen la sana costumbre de mantener una distancia prudencial respecto de los humanos, pero, a diferencia de peces, anfibios, reptiles y mamíferos, siempre van a estar ahí. Quiero decir que es imposible dar un paseo por el campo o ciudad sin ver a alguno de estos plumíferos alados o escuchar su canto, y sin embargo no es tan fácil encontrar una carpa, una ranita de San Antonio, una víbora o un zorro, por ejemplo. Por eso la observación de aves es tan agradecida y tiene legiones de seguidores, y aquí en Reino Unido más que en ningún otro país del mundo.

Los hay muy tímidos y otros no tanto, aunque, en general, cuando uno empieza en esto enseguida descubre que el oído trabaja bastante más que la vista a la hora de identificar especies. Aquí os dejo unas imágenes otoñales de la última salida pajarera por Ferry Meadows:

Azulones, fochas, zampullines, somormujos, herrerillos, carboneros, gorriones, reyezuelos, estorninos… A todos me los he traído en las fotografías, están nadando en el lago, escondidos detrás de las hojas de los árboles o entre la hierba alta del prado, pero tendréis que poner un poco de vuestra imaginación para poder verlos.

Inglaterra no es precisamente un paraíso de biodiversidad, no podría resistir una comparación con España y mucho menos con Sudáfrica o México, y sin embargo es un país excepcional dentro del birdwatching por la cantidad de posibilidades que ofrece para salir al campo en compañía de auténticos expertos: hay infinidad de grupos y asociaciones que reúnen aficionados y profesionales de los que siempre vas a aprender, y yo lo estoy haciendo ahora cada día.

Nevermore!El cuervo del poema de Poe y sus allegados se asoman por las páginas de la guía abierta. Son unos animales hacia los que siempre me he sentido atraído, quizá porque casi todo el mundo los odia. Rooks, crows, ravens… demuestran tener una inteligencia fuera de lo común, probablemente muy superior a la de aquellos que los desprecian, y solo hay que observarlos durante un rato para darse cuenta.

Esta entrada fue publicada en England, Pajarero y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El pajarero

  1. Pedro dijo:

    Y no nos sirve ornitólogo aficionado?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.