Mi lado derecho

La comunidad científica podrá decir lo que quiera pero muchos pensamos que los de nuestra especie estamos diseñados para vivir treinta tacos. Los que vienen después son de regalo aunque ya no hay garantía ni de mano de obra ni de piezas. Yo aguanté como una rosa un poco más, hasta los 33, los años con los que Cristo se fue para el otro barrio a decir de los especialistos. Esa era también mi edad cuando, montando una estantería del Ikea en mi recién estrenado piso, la rodilla derecha me hizo «crac». Los médicos me dijeron que tenía pinta de ser condromalacia rotuliana, dolencia que por lo visto se encuadra dentro de las enfermedades reumatológicas -hay que ver lo que aprende uno con la Wikipedia-. Estaréis conmigo en que lo de reumatológico ya va sonando a viejuno.

Tres años después, en enero de 2011, me partí el tendón de Aquiles de la pierna derecha (Véase «Gobo Rock y Aquiles«, segundo episodio de la trilogía «Gobo Rock, el origen»). Ese fue un hito importante en mi carrera como jugador de poker pero también un signo más de que las primaveras no iban pasando en balde. En el verano del año siguiente me caí de la bici bajando el puerto de la Fuenfría, entre Madrid y Segovia. En un punto que conservo gravado a fuego en la memoria el camino giró a la derecha y yo no, yo seguí recto y besé el suelo unos cuantos metros más adelante. Hasta ese día me había dado mil talegazos con la bici de montaña sin consecuencias serias pero aquella vez me hice polvo el brazo derecho y me rompí una costilla del mismo lado.

Y ahora esto:

Mi lado derecho¿Apareció la finlandesa pero con un novio 2×2 m al que no caí simpático? ¿Me pasé de listo en algún pub local? ¿Me pillaron con un as en la manga en una timba casera? ¿Habré ingresado en el «Club de la Lucha» sin decírselo a nadie? Esta vez os voy a perdonar la encuesta.

Y sí, es el ojo derecho. Esos seis puntazos de sutura hubieran sido una catástrofe en el careto de Brad Pitt. En el mío son solo una anécdota. Oye, por cierto, mi lado izquierdo está intacto, dice la peña que me ve desde babor que parezco un chaval. Lo digo para compensar.

Esta entrada fue publicada en Pienso, luego.... Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mi lado derecho

  1. chelvanokosovar dijo:

    Joder…viendo eso aún tienes que dar gracias que «solo» hayan sido unos puntos…ánimo y a recuperarse.Saludos.

  2. bjacko dijo:

    Vaya ojo, ¿ves bien o solo puedes multitablear la mitad de mesas?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.