Pues no vuelve el tío al museo

Me he debido de contagiar del ambiente intelectualoide de la ciudad y esta mañana he vuelto a sentir la necesidad imperiosa de sumergirme en arte vanguardista. Que no hombre, que no. Lo que pasa es que ya completé el supernova -¡bien!- y me aburría en casa, así que pensé: «mejor estás en el museo que por lo menos tienen calefacción». Ahí va eso:

Os juro que pensé que lo de la última foto era una obra, quiero decir una obra de construcción y no una obra artística. Pero no, resultó ser una pieza de arte con título y todo: «Nós Formigas». Lo mejor es que había un segurata al lado con un formulario que tenías que rellenar y firmar si querías colocarte debajo del pedrusco de granito suspendido por la grúa. Imagino que así el artista se lavaba las manos en caso de que su creación aplastara a algún incauto.

Esta entrada fue publicada en Porto. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pues no vuelve el tío al museo

  1. fran dijo:

    ¡cuanta gañanada! el monigote está bién, que aprueben al parbulario que lo hizo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.